Especial invierno: Cómo afecta el frío a nuestra piel

Durante el invierno, las bajas temperaturas afectan y mucho a nuestra piel, que durante estos meses necesita cuidados diferentes. Tenemos que tener en cuenta que la temperatura ideal para la piel es de 22ºC y la humedad entre un 60 y un 70%.

Los cambios que se producen en invierno por las bajas temperaturas y las calefacciones son visibles en la piel y se traducen en CAPILARES DILATADOS y ROJECES, piel más PÁLIDA, SECA y TIRANTE y aparición de DESCAMACIONES e icluso GRIETAS.

  1. ROJECES

Las rojeces suelen aparecer en personas con la piel sensible. Aunque inicialmente suele ser puramente estético, los dermatólogos opinan que deben tomarse las medidas oportunas cuanto antes, para evitar que el problema pueda derivar en rosácea.

Las pieles más secas y finas son las más propensas al enrojecimiento cutáneo ya que tienen la barrera protectora de la piel más permeable e indefensa frente a los agentes externos al presentar menor número de glándulas sebáceas. Al ser más claras, podemos apreciar más fácilmente la microcirculación en su superficie.

Los cambios climáticos bruscos y durante periodos de tiempo prolongados, pueden ocasionar que los capilares de la piel sean más permeables y provocar lo que conocemos como cuperosis.

Utilizando tratamientos dermatológicos hidratantes específicos, podemos reforzar los capilares de nuestra piel para prevenir la aparición tanto de rojeces como de rosáceas o cuperosis.

  1. PIEL PÁLIDA O APAGADA

El frío provoca la  vasoconstricción de los capilares de nuestra piel, los capilares se contraen y disminuye la irrigación de los mismos. Como consecuencia, no llegan suficiente oxigeno ni nutrientes a la epidermis, dejando la piel pálida y apagada.

  1. SENSACIÓN DE TIRANTEZ, SEQUEDAD

Se ralentiza la renovación celular y se acumulan las células muertas en la epidermis, causando sequedad y tirantez en la piel debido a que estas células muertas impiden que la grasa natural de la piel llegue a su superficie para lubricar la epidermis, entonces la piel se seca y torna más sensible de lo normal.

 

Las zonas más sensibles a las bajas temperaturas de nuestra piel son las mejillas, los labios,el cuello, el escote y las manos.

Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes

preloader