LA RADIACIÓN SOLAR

EL SOL ¿NUESTRO ALIADO o NUESTRO ENEMIGO?

Ya llegó la PRIMAVERA y con ella esperemos que también poco a poco llegue el sol y podamos disfrutar de paseos y agradables estancias al aire libre.

Sobre todo en el norte estamos deseando que aparezcan los primeros rayos de sol que parece que levantan el ánimo y nos aportan serenidad y energía.

Una de las preguntas que muchas veces nos hacemos con la llegada de estos rayos tan preciados es si el sol es nuestro aliado o nuestro enemigo.

BENEFICIOS DE LA RADIACIÓN SOLAR

Es sabido que el calor que el sol nos aporta gracias a su radiación IR (Infrarroja) tiene un efecto beneficioso en problemas musculares y articulares. A su vez, la luz del sol nos ayuda a sintetizar la vitamina D, esta apreciada vitamina ayuda a nuestro organismo a absorber el Calcio, uno de los principales minerales que constituyen los huesos. La deficiencia de vitamina D es la principal causa de osteoporosis y también juega un papel importante en los sistemas nervioso, muscular e inmunitario.

Podemos obtener vitamina D de tres maneras: a través de la piel o mejor dicho gracias a la radiación solar, de la dieta y de suplementos.

Los alimentos ricos en vitamina D incluyen yemas de huevo, pescado (caballa, salmón rojo, sardina, atún, bacalao), setas,  hígado, leche y marisco.

LA CARA OSCURA DE LA RADIACIÓN SOLAR

El sol se merece ser tratado con cierto respeto o precaución pues aunque los beneficios son muchos también es capaz de enseñarnos su cara menos amable y sus efectos tan dañinos en nuestra piel.

Una exposición demasiado prolongada y sin la protección solar adecuada a la radiación ultravioleta puede llevar al fotoenvejecimiento prematuro y el cáncer de la piel.

La exposición solar debe de controlarse en tiempo y sobre todo en horas de exposición. Debemos evitar las horas centrales del día y tener especial cuidado con los niños.

Existe mucha controversia entre el uso de protectores solares y la síntesis de la Vitamina D, pues bien, como opinión personal como farmacéutica yo haría un estudio beneficio-riesgo: ¿Compensa exponerse a un posible cáncer de piel cuando podemos conseguir sintetizar o aportar Vitamina D por otros medios a nuestro organismo?

La radiación Ultra-violeta es el principal responsable de las mutaciones del ADN que se producen en nuestra piel, las quemaduras, la aparición de manchas, lunares e incluso el indeseable Melanoma en el peor de los casos.

El melanoma es el cáncer de piel. Con frecuencia el primer signo de un melanoma es un cambio de tamaño, forma, color o textura de un lunar. La mayoría de los melanomas tienen un área negra o negra azulada. El melanoma también puede aparecer como un lunar nuevo.

Como detectar un Melanoma a tiempo:

Asimetría: el contorno de una mitad no es igual al otro

Bordes: los bordes son desiguales, borrosos o irregulares

Color: el color es disparejo y puede incluir tonalidades negras, cafés y canela.

Diámetro: hay cambios en el tamaño, generalmente se vuelven más grandes.

Evolución: cualquier cambio en el lunar en las últimas semanas o meses

CONSEJO PARA TI PARAFARMACIA

Si observases cualquiera de estas alteraciones es importantísimo que acudas al dermatólogo cuanto antes. No está de más un chequeo anual para evitar sorpresas desagradables.

Los protectores solares debes usarlos durante todo el año, la radiación UV ( ultravioleta) nos acompaña diariamente con mayor o menor incidencia en función de nuestra situación geográfica. Aunque nosotros no veamos muy a menudo el sol, este sale todos los días y su radiación atraviesa las nubes e incide en nuestra piel incluso en los días más nublados y de peor climatología.

Tienes alguna pregunta o comentario?

One comment on “LA RADIACIÓN SOLAR

Begoña

Aunque parezca que todos los veranos nos cuentan lo mismo, siempre se aprende y se recuerda algo. Gracias por la información!!

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes

preloader